www.elim.org.sv: REDIMIDOS EN LA MÁLAGA (POEMA).

REDIMIDOS EN LA MÁLAGA (POEMA).

Por Asthennia Aparicio Mejía.

De regreso a casa
la noche es oscura,
la lluvia no cesa.

Un estruendo espantoso
interrumpe el gozo,
parece que el cielo se quiebra.

Relámpagos y truenos
vislumbran la escena,
el torrente de la muerte,
repentino se acelera.

De entre las sombras
se levanta una brusca marea,
mi alma insegura se desespera.

El caudal de la muerte
con velocidad atraviesa,
¡Quiero escaparme!

Clamo tu nombre
y parece que no respondes.

Entre angustia y sollozos
tus promesas invoco.

Entre gemidos
pienso en los míos.

Talvez a casa ya no vuelva,
talvez mis ojos ya no les vean.

Ya, son los últimos segundos,
revelas tu rostro: tierno, cálido, amigo.

Reconozco las marcas en tus manos,
Es verdad!, la muerte no te hizo cautivo!

¡El Señor de la vida está conmigo!
Ya no tengo más miedo.

Reverdece mi fe,
y te encomiendo a los míos,
Señor, tú has de guiarles por el buen camino.

La tristeza se ha ido,
mi alma se llena de alivio,
porque voy ha encontrarme contigo.

Ya pierdo las fuerzas,
mis ojos se cierran.

En medio de un cruel torbellino
se extingue mi cuerpo,
mi hálito se ha ido.

Recoges mi espíritu,
y recobras mi aliento,
abres mis ojos.

Ya estoy en tu seno!
ya no tengo más frío!

La luz de tu rostro
ilumina un nuevo camino,
siempre estuviste conmigo, Señor, Padre mío!

Muy pronto la tierra
ha de verte volver,
como lo has prometido,
con gloria y con gran poderío.

Y yo, con grande gozo,
te alabaré junto a tus redimidos!

Con amor a cada uno de mis hermanos y hermanas
(niños y adultos) “redimidos en la Málaga.”

Asthennia Aparicio Mejía.
2010.
Con la tecnología de Blogger.