www.elim.org.sv: MEMORIAS DE NEHEMÍAS.

MEMORIAS DE NEHEMÍAS.

Bajo ese título, el Pastor Edwin Alfaro, compartió la predicación en el Ayuno y Oración por el cese de la violencia en El Salvador el pasado sábado 15 de mayo de 2010.

El Pastor Alfaro, se refirió a la problemática que experimentó Nehemìas al darse cuenta de lo que su pueblo enfrentaba, Nehemìas vivía en una posición muy buena, envidiable; sin embargo, su corazón estaba intranquilo.

Para el Pastor Edwin Alfaro, los cristianos debemos de “abandonar nuestros palacios” y darnos cuenta de la violencia estructural que genera otros tipos de violencia en los hogares, escuelas, calles, lugares de trabajo, etc.
¿Será capaz la Iglesia de producir cambios que favorezcan a la gente que sufre? Preguntó el Pastor Alfaro, explicando que al igual que Nehemìas se tienen dos opciones:

1) La indiferencia, cerrar los ojos y no darse cuenta de lo que acontece, y ver como “normales” los hechos de violencia en el país, adoptando conductas inapropiadas ante esta problemática.

2) Orar y actuar : Incidir en la sociedad, trabajar por la paz, entendida ésta no sólo como ausencia de guerra, sino la paz que Dios desea para la humanidad( La Shalom de Dios), que los seres humanos vivan con dignidad, provisión para todos. “La paz la podemos construir entre todos, expresó el Pastor Alfaro, “Debemos convertirnos en pacificadores”, “no se puede ser cristiano y falto de solidaridad o indiferencia ante el dolor de un pueblo”.

Destacó que para orar por el cese de la violencia en el país, es importante informarse sobre la problemática de la violencia, para así conocer de mejor manera la situación. Otro elemento importante, es la sinceridad en la oración, ya que la misma oración modifica la escala de valores de nuestra vida.

Dentro de la exposición, el Pastor Edwin Alfaro, mencionó que no podemos estar indiferentes, cuando la violencia toca también a los miembros de la congregación, comentando el asesinato de una niña, miembro de una célula infantil, así como el desaparecimiento de un servidor de la congregación, y de una menor de 16 años que desapareció en la Colonia La Campanera, en Soyapango, que según notas periodísticas, son miembros de Misión Elim, desde hace dos años.

Finalmente, se dedicó espacio para la oración por las seis peticiones de oración, fue un mover de Dios en el auditorio de Iglesia Elim en San Salvador, el clamor de la congregación fue evidente y sin duda, Dios obrará a favor de la nación.

El ayuno y oración por el cese de la violencia en El Salvador, fue transmitido a través de las emisoras de Corporación Cristiana de Radio y de Canal 27 de Televisión.

Reflexión y ministración de peticiones: 2 horas aproximadamente.
Tomado de Misión Cristiana Elim.
Acá el audio:

¡Que El Señor tenga misericordia!

Lectura bíblica: Nehemías 1:1-11 y 2:1-4 RV60
Capítulo 1:
1 Palabras de Nehemías hijo de Hacalías. Aconteció en el mes de Quisleu, en el año veinte, estando yo en Susa, capital del reino,
2 que vino Hanani, uno de mis hermanos, con algunos varones de Judá, y les pregunté por los judíos que habían escapado, que habían quedado de la cautividad, y por Jerusalén.
3 Y me dijeron: El remanente, los que quedaron de la cautividad, allí en la provincia, están en gran mal y afrenta, y el muro de Jerusalén derribado, y sus puertas quemadas a fuego.
4 Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos.
5 Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos;
6 esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.
7 En extremo nos hemos corrompido contra ti, y no hemos guardado los mandamientos, estatutos y preceptos que diste a Moisés tu siervo.
8 Acuérdate ahora de la palabra que diste a Moisés tu siervo, diciendo: Si vosotros pecareis, yo os dispersaré por los pueblos;
9 pero si os volviereis a mí, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra, aunque vuestra dispersión fuere hasta el extremo de los cielos, de allí os recogeré, y os traeré al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre.
10 Ellos, pues, son tus siervos y tu pueblo, los cuales redimiste con tu gran poder, y con tu mano poderosa.
11 Te ruego, oh Jehová, esté ahora atento tu oído a la oración de tu siervo, y a la oración de tus siervos, quienes desean reverenciar tu nombre; concede ahora buen éxito a tu siervo, y dale gracia delante de aquel varón. Porque yo servía de copero al rey.

Capítulo 2:
1 Sucedió en el mes de Nisán, en el año veinte del rey Artajerjes, que estando ya el vino delante de él, tomé el vino y lo serví al rey. Y como yo no había estado antes triste en su presencia,
2 me dijo el rey: ¿Por qué está triste tu rostro? pues no estás enfermo. No es esto sino quebranto de corazón. Entonces temí en gran manera.
3 Y dije al rey: Para siempre viva el rey. ¿Cómo no estará triste mi rostro, cuando la ciudad, casa de los sepulcros de mis padres, está desierta, y sus puertas consumidas por el fuego?
4 Me dijo el rey: ¿Qué cosa pides? Entonces oré al Dios de los cielos,

Más temas de Esperanza y Consuelo...
Con la tecnología de Blogger.